lunes, 3 de julio de 2006

Comer y rascar...

... todo es empezar. Como los masajes, que empiezan por la espalda y, si por uno fuera, seguirían por un estiramiento de la columna, un masaje facial, otro de pies (mejor que no sea antes del facial, por si acaso), otro de cabeza, otro de... bueno, de lo que sea, que yo no estoy muy puesto.

Y todo para justificar un dibujo que me salió no sé de dónde. Cosas que pasan.

Un saludo o siete...

3 comentarios:

velice dijo...

Pufff.... No sé, a mí no me gustan los masajes. Me ponen de muy muy muy mal humor. Supongo que al ser la pequeña de la familia de mi madre aguanté mucho hasta que dejaron de sobarme y darme azotes en el culo (de esos de.. ¡qué hermosura de niña!).

Sin embargo, lo que me chifla es que me toquen el pelo. Que te lo estén peinando con los dedos o que me lo laven dos veces en la peluquería. Muchas veces digo que me pongan crema para que estén más tiempo jajajajaja.

Mojonshon dijo...

wenas chavalote, si tienes banner dimelo para dejarte guapeton en los linkitos...
Saludetes

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! how to replace a sebring convertible top Is rhinoplasty covered in alberta gate opener

Free Hit Counter