jueves, 30 de noviembre de 2006

Volviendo a dibujar


Pocas son las fotos que cuelgo en este blog, para eso suelo usar Noviezdades. Pero en este caso quiero ilustrar que estoy retomando el cómic de Bruniana, que, como dice mi madre, más parece la obra de El Escorial. Y el otro día, mientras redibujaba una página que no me gustaba cómo había quedado, se puso la gata en medio. Neko (que quiere decir "gato" en japonés - somos muy originales-) se tumbó cuan larga era encima de la hoja, llenándo de paso todo de pelos. Se vé que le da gustito ponerse bajo el calor del flexo. Es un trasto, pero nos tiene a Yaiza y a mi con la baba caída todo el día.

Un saludo o siete...

2 comentarios:

Helrik dijo...

Que guapete sales!!! ^-^
Eso , eso sigue dibujando que yo me quede ahi sin saber que pasaba al final XD

velice dijo...

Puff, que recuerdos. La gata de mi novio era algo así. Momento en el que abría el periódico para leerlo, momento que decidía que le apetecería sentarse justo en esa página xD

La otra gata era aún peor porque estabas leyendo, se preparaba, movía el culito y ¡zas! ya no había hoja xDDDD

Preciosa... tiene pinta de ser un primor.

Free Hit Counter